El Vaticano vacunará contra la covid-19 a sus residentes y trabajadores en los primeros meses de 2021

21.12.2020
13:56

La Santa Sede informó que por el momento se reservaron las vacunas de Pfizer-BioNTech, cuya eficacia se ha demostrado en el 95 por ciento de los casos

21 de Diciembre de 2020Compartir en FacebookCompartirCompartir en TwitterTweetCompartir en WhatsAppCompartir

El Vaticano vacunará contra la covid-19 a sus residentes y trabajadores en los primeros meses de 2021

Imagen de archivo del papa Francisco encabezando la Misa de Navidad en la Basílica de San Pedro en el Vaticano. 24 de diciembre, 2019. REUTERS/Guglielmo Mangiapane

El Vaticano pondrá en marcha un plan de vacunación contra el coronavirus en los primeros meses de 2021 de la que se podrán beneficiar tanto los trabajadores como todos los residentes, entre ellos el papa Francisco, informó la Santa Sede.

En total, el pequeño Estado cuenta con unos 800 residentes efectivos, si bien los empleados que trabajan en alguno de los organismos de su jurisdicción suman cerca de 3.000.

El plan fue confirmado por el nuevo titular de la Dirección de Salud e Higiene del Gobierno del Vaticano, Andrea Arcangeli, que reveló que por el momento se reservaron las vacunas de Pfizer-BioNTech, cuya eficacia se ha demostrado en el 95 por ciento de los casos.

“Actualmente esta vacuna es la única que está en proceso de aprobación por las autoridades sanitarias europeas y de Estados Unidos. Como ya se sabe, en Inglaterra ya han comenzado la vacunación con este producto”, aseguró en declaraciones a Vatican News.

El funcionario no descartó igualmente que en el futuro puedan “ser introducidas otras vacunas producidas con métodos diversos tras haberse evaluado su eficacia y plena seguridad”.

De momento, de la campaña de vacunación en la Santa Sede serán excluidos los menores de 18 años ya que, según subrayó Arcangeli, no hay en la actualidad estudios “que incluyan a este grupo de edad”.

Además, también aclaró que “para las personas alérgicas siempre es aconsejable una evaluación médica antes de someterse a cualquier tipo de vacunación”. Arcangeli dejó en claro que “solo a través de la inmunización generalizada de la población se pueden obtener beneficios reales en términos de salud pública” y poder así “controlar la pandemia”.

La vacuna no será obligatoria, pero se ofrecerá “a todos los residentes, empleados y sus familias la oportunidad de vacunarse contra esta temida enfermedad”, confirmó el funcionario.

Vacunas “moralmente aceptadas”

Además, el Vaticano calificó el lunes como “moralmente aceptables” las vacunas contra el coronavirus aunque para ellas se hayan “utilizado líneas celulares de fetos abortados”, una teoría polémica últimamente y rechazada en parte por la ciencia.

La Congregación para la Doctrina de la Fe emitió una nota, aprobada por el papa Francisco, en la que toma posición acerca del debate sobre si las distintas vacunas contra el virus SARS-CoV-2 han sido desarrolladas recurriendo a líneas celulares de abortos. En este sentido señala que cuando no se disponga de vacunas “éticamente irreprochable” es “moralmente aceptable utilizar las vacunas contra la COVID-19 que han utilizado líneas celulares e fetos abortados en su proceso de investigación y producción”.

La razón de esta postura de la Congregación, dirigida por el español Luis Francisco Ladaria Ferrer, es que es “remota” la cooperación entre quienes utilizan las vacunas y “el mal” del aborto del que proceden esas células.

Además el deber moral de evitar esa cooperación pasiva “no es vinculante” si existe un peligro grave “como la propagación, por lo demás incontenible, de un agente patógeno grave, en este caso la propagación pandémica” del coronavirus que crea la COVID-19.

El Vaticano, que ya se pronunció sobre el tema en 2005, subrayó en cualquier caso que esta postura “no puede constituir en sí mismo una legitimación, ni siquiera indirecta, de la práctica del aborto”. Y del mismo modo concluyó que el uso de esas vacunas “no implica ni debe implicar en modo alguno la aprobación moral del uso de líneas celulares procedentes de fetos abortados”.

No es la primera vez que el Vaticano defiende este tipo de vacunas sino que su Pontificia Academia para la Vida defendió “la legalidad de utilizar” estos medios si no hay una alternativa, en un texto de 2005 titulado “Reflexiones morales acerca de las vacunas preparadas a partir de células procedentes de fetos humanos abortados”.

No obstante las vacunas no se elaboran con tejidos fetales de abortos sino que en algunos casos emplean células creadas en laboratorio con un origen humano remoto, el de dos fetos abortados en la década de 1960. Los expertos en vacunas niegan que estos medicamentos lleven tejidos de fetos humanos extraídos de un aborto y precisan que se usan cultivos de células obtenidos en laboratorio cuyo origen humano se encuentra en los años 60 en Suecia y el Reino Unido.

Agenda internacional suspendida

La pandemia de coronavirus ha impuesto unas estrictas medidas de seguridad en el Vaticano y en la agenda del Pontífice que, si bien retomó las audiencias de los miércoles en presencia de fieles al final de la primera ola, no tiene ningún viaje previsto para los próximos meses.

El último viaje de Francisco fue el 23 de febrero en Bari (Apulia) sur de Italia, donde participó en el encuentro el encuentro “El Mediterráneo, frontera de la paz” organizado por la Conferencia Episcopal italiana y que reunió a 59 obispos llegados de 20 países de la región para reflexionar sobre las amenazas y el futuro del Mediterráneo.

El Vaticano vacunará contra la covid-19 a sus residentes y trabajadores en los primeros meses de 2021

El papa durante una misa en Bari, en su último viaje antes de la pandemia (REUTERS/Remo Casilli)

La última vez que atravesó las fronteras de Italia fue cuando visitó Tailandia y Japón del 19 al 26 de noviembre de 2019, en lo que constituyó su 32° Viaje Apostólico Internacional desde que se sentó en la silla de Pedro.

Aunque en la agenda papal estaba previsto un viaje en Irak en marzo, algunos medios de comunicación italianos han apuntado incluso la posibilidad de que el Papa no retome las visitas a países extranjeros hasta el 2022, una posibilidad que no ha sido confirmada por el Vaticano.

Sin embargo, fuentes internas señalan que la evolución de la pandemia y la vacuna, serán claves para decidir en el futuro.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El papa Francisco pidió que las restricciones por la pandemia de coronavirus sirvan para disfrutar de una Navidad “más verdadera”

El papa Francisco cumple 84 años en un aniversario marcado por la pandemia de coronavirus

También cabe destacar que la noticia original ha sido publicada y está disponible en infobae.com y el equipo editorial de lovingvalencia.com la ha confirmado y ha sido modificada, pudiendo haber sido cedida o citada por completo y puedes lea y siga esta noticia desde su fuente principal.

Source

Share Button
Previous Article
Next Article