«Volamos con un solo motor y con daños en una rueda»: así se comunicó el Air Canada con la torre y el F-18


Servicios de emergencias aeroportuarios y de tierra, Ejército del Aire y, sobre todo, los controladores de Madrid Barajas y la tripulación del vuelo Air Canada 837: la perfecta coordinación entre todos ellos dio como resultado el aterrizaje impecable de un Boeing-767 al que el reventón de una rueda en la carrera de despegue dejó sin uno de sus motores en un momento crítico de la operación.

De ello dan fe las conversaciones que los distintos Centros de Control del tráfico aéreo mantienen en con el comandante del AC837, y de éste con el piloto militar.

Cuatro son los momentos principales que recogen los diálogos entre los implicados: la coordinación inicial después de producirse la emergencia, el desvío hacia un circuito de espera en el que quemar combustible, la inspección del avión por parte de un F-18 español y la coordinación para el aterrizaje.

Son conversaciones que quedarán para la historia del que -a pesar de incidentes como éste- sigue siendo el medio de transporte más seguro de la historia.

«MAYDAY, MAYDAY, MAYDAY»
Las tripulaciones están entrenadas para atender cualquier tipo de emergencia siguiendo unos estrictos protocolos que han sido respaldados por muchos años de experiencia. Como normal general, ante una emergencia, lo más importante es «volar el avión»; es decir, mantenerlo en el aire antes de realizar cualquier otra acción. Sólo después, se divide la atención en la cabina entre el piloto que vuela y el que comunica las características del incidente a la torre de control o al centro de control.

Si se trata de un urgencia menor, que en principio no compromete la vida de los pasajeros ni la continuidad del vuelo, se utiliza la expresión «Pan pan, Pan pan, Pan pan». No fue el caso.

El AC837 declaró «Mayday», una expresión estandarizada en aviación para las emergencias que informa a todos los que están en la misma frecuencia de que hay un problema serio y se necesita toda la ayuda posible: despejar el espacio aéreo aledaño de otros tráficos, prepararse para una posible asistencia fuera de lo normal.

Ésta fue la conversación del piloto con el centro de control del aeropuerto de Madrid después de apagar el motor afectado, como indica el protocolo:

– Control de Aproximación de Barajas:Air Canada 837, Madrid. ¿Está en condiciones de ascender o volar manteniendo contacto visual con el suelo?

– Air Canada 837:Hemos tenido la explosión de una rueda. No recogeremos el tren de aterrizaje y volamos con un solo motor. Por favor, denos vectores [indicaciones de dirección] para [ubicarnos en] áreas más bajas.

Share Button
Next Article